11/6/08

Estrenos de la semana

Una semana con algunos estrenos fuertes por nombre, pero no tanto por las películas en si. De hecho la expectativa era poca y los productos de Darabont y Allen llegarón a satisfacer, sin ser algo que este a la altura de otras de sus producciones. Luego hay (otra) comedia romantica que trata (otra vez) el tema del matrimonio: sin embargo, esta vez es reaccionaria y previsible, sin demasiado que rescatar salvo las actuaciones.
Sin más, estas son las reseñas semanales:

El sueño de Cassandra

El último film de Allen en Londres resulta aceptable por el acertado manejo de lo técnico junto con la gran labor de los protagonistas y el buen retrato de las relaciones familiares. Falla al final por remarcar excesivamente su mensaje.


La niebla
Esta última producción de Darabont es una gran película de terror que se estropea radicalmente en el final, pero no por eso arruina lo que es una película donde el horror es omnipresente y amenazador.


Quiero robarme a la novia
Otra comedia romántica fallida, que encima tiene un sentido del humor bastante peligroso en el que tontos, gordas y extranjeros son mirados con sorna.

7 comentarios:

JB dijo...

Muy buenos comentarios, al menos de las pelis que ví. Muy acertada la cita de King para contraponer, porque confieso que, hasta esa parte del comentario no tenía del todo claro cuál era el "problema" del final y, como muchos tienen otros problemas con el final no estaba seguro de estar de acuerdo. Pero ahora sí, acuerdo con la crítica de un film realmente interesante (Aunque Val Lewton lo hubiera hecho mejor...)

Don Allum dijo...

Gracias por participar. Si, la cuestión fue esa, es una peli que me gusto, que tenía algo que el terror había perdido pero que en el final deja cierto gusto amargo. Sin embargo no estoy de acuerdo con un grupo de críticos que la destruyeron completamente por el final; y por eso la apreciación final.

Saludos!

JB dijo...

Gracias a vos por contestar. Sí, creo que conozco a "algunos críticos" a los que te referís. Ojo que por ahí comparto alguna interpretación sobre el final, en especial si vemos cierto parecido entre "Soy Leyenda" y esta peli (un elemento común en el final) Claro que esas son lecturas y no es motivo para descalificar una obra. Con el final me pasa algo raro: Por un lado le sube un punto y por otro (Lo que vos criticás) le baja dos. El otro punto se lo baja (por ahí) que ya empezaba a parecer un desfile de Cristian Dior pero de Bichos y Mostros (Por eso lo de Val Lewton) Por eso y por la habilidad del tipo para no cerrar con moño los finales

Damián de Haedo dijo...

Lo dije en mi blog, Cassandra me pareció flojita, flojita. Casi incompleta, como un borrador. Un Allen cansado y reiterativo, que ya había contado algo similar en Match Point, pero de mucha mejor manera.
Un abrazo.

JB dijo...

¿Allen reiterativo? ¿Cuando se vió? (YO no se... lo que me pasa a MI que soy (YO) un incomprendido...) Y seguro que no hay negros...

Damián de Haedo dijo...

Bueno, Allen siempre giró dentro del mismo universo. Pero podés hacerlo de manera original, algo que en los últimos años le cuesta. Uno de mis cieneastas favoritos, de todas maneras.

Mex Faliero dijo...

Bueno, hola gente: soy Mex, formo parte del staff de FanCinema aunque no me tocó comentarla a mí para el sitio, sino a mi amigo y colega Brian.

Gracias por participar y plantear debate, alimenta al blog de buena manera.

Puedo decir del film que Cassandra me resultó atractiva en cuanto a su cuestión de fondo, es interesante ver como Allen de La vida y todo lo demás se ha puesto negro. Pero noto aquí un aprovechamiento de lo realizado con Match point, sólo que hecho como sin ganas.

Para acercarse al policial, como quiere Woody, hay que tener cierta pericia narrativa, fuerza y una interesante construcción de personajes y relaciones entre ellos. Y no veo nada de eso aquí.

Es como si Allen supiera lo que quiere decir y lo dice sin ponerse obstáculos en el medio, aunque para ello tenga que romper la lógica interna.

Claro, lo que dice el film es más que interesante y hay un tono casi lastimero, de fin de todo y desesperanza que se me hizo atractivo.

Lamento de este Allen (también pasaba en Match Pooint) cierta solemnidad y búsqueda de trascendencia. La utilización de la música en este film deja a las claras que Woody quiere decir cosas importantes. Que a veces no son más que boberías.

Ahora, si la comparamos con Scoop esta es como El ciudadano o El padrino o ambas juntas. No está mal (en números para mí sería un 6) pero dentro de la filmografía de este fulano imprescindible es casi indigna.

Saludos y gracias por leernos.

Mex